Uso y beneficios

Las velas de cera de soja duran el doble que las clásicas de parafina. Una propiedad más que favorable. Sumado a que es un producto orgánico y vegano, que no libera toxinas durante su combustión. Efecto que si produce la parafina, que es un derivado del petróleo, por lo tanto, al prender las velas de ese material, estamos respirando el plástico que despiden.

Cuando encendemos la vela de soja, esta se hace liquida, ya que la cera es un material aceitoso. Esta misma propiedad es la que hace que se mezcle mejor con el aceite esencial que le da aroma.

Podemos mantenerla prendida por dos o tres horas, que es el máximo recomendable para extender su vida útil, y así perfumar todo el ambiente. Cuando la apagamos se solidifica volviendo al tamaño que tenía.

Es importante no apagarlas soplando, sino extinguiendo la llama tapándola (con la tapa, para los modelos que la tienen, o con algún otro elemento).

Para volver a encenderla, se recomienda cortarle un poco el pabilo, que seguramente quedó con forma de “flor”, ya que el mismo se confecciona con hilo trenzado y este se va abriendo con la llama. Lo recortamos a una altura de aproximadamente medio centímetro sobre la vela y ya esta lista para dar luz denuevo!

Facebook messenger clear

chat_bubble